Sábado, Agosto 08, 2020

Mediapro vuelve a perder contra ADSLZone y queda señalada por prestar un servicio deficiente a sus clientes

roures-juicio-mediapro-adslzone

Nuevo varapalo judicial contra Mediapro y Jaume Roures en su cruzada contra el Grupo ADSLZone por publicar las deficiencias de su servicio de streaming de eventos deportivos. La empresa catalana ha sido condenada a pagar todas las costas y además ha vuelto a quedar señalada por tratar de silenciar a un medio de comunicación a golpe de demanda. Gana la libertad de expresión.

El proceso judicial se inició en 2015 mediante una demanda presentada por Mediapro contra ADSLZone porque consideraba que nuestro portal había llevado a cabo actos de denigración mediante la publicación de artículos y «tweets» por las deficiencias de funcionamiento en Totalchannel en diversos partidos de fútbol. La productora catalana solicitaba retirar todos los contenidos y además exigía 30.000 euros de indemnización para resarcir los daños y perjuicios causados en su reputación e imagen.

En esta ocasión la empresa catalana recurrió al juzgado mercantil de Madrid para interponer la demanda por “competencia desleal” y es que anteriormente ya había interpuesto otra demanda contra ADSLZone en Barcelona por vulneración del honor. La primera demanda también fue ganada por ADSLZone en sentencia firme pero el magnate de los derechos deportivos nunca se rinde y decidió recurrir al Tribunal Supremo. Estamos a la espera de sentencia por parte de los Magistrados que ojalá confirmen la tesis del Tribunal Superior de Justicia de Barcelona.

roures-mediapro

Volviendo a la demanda que acabamos de ganar, la sentencia es muy clara reconociendo que todas las informaciones publicadas por este portal sobre las incidencias de Totalchannel fueron reales y afectaron a un número significativo de clientes a pesar de que Mediapro trató de negar dicha realidad. La sentencia recuerda que “con respecto a las deficiencias del servicio del día 15 de septiembre, no es un hecho controvertido que la propia demandante emitió un comunicado reconociéndolas e indicando que, de sus 120.000 abonados, vieron denegado el acceso a la plataforma un total de 7.000, número que Mediapro calificaba como de “muy limitado”.

Y en momento alguno achacó esa seria deficiencia a la insuficiente capacidad de los equipos o de las líneas de Internet de sus abonados: la atribuyó a la propia incapacidad de su infraestructura informática para atender un número de conexiones masivo en los minutos previos al inicio de la retransmisión deportiva. Pero los problemas no parece que terminaran ahí, tal y como la apelante nos sugiere. En relación con los eventos deportivos del 30 de septiembre, fue el propio directivo de Mediapro Don TATXO BENET quien reconocía que solamente el 95 % de los abonados pudieron disfrutarlos sin incidencias de donde se desprende que estas afectaron a un 5 %, porcentaje que, tomando como referencia estimativa los 120.000 abonados reconocidos en el comunicado anterior, supondría que las deficiencias afectaron a alrededor de 6.000 abonados.

Pues bien, por más que Mediapro califique como “muy limitadas” estas deficiencias, este tribunal considera que el hecho de que 6.000 o 7.000 ciudadanos que han decidido abonar una determinada suma de dinero por disfrutar del visionado de ciertos eventos deportivos vean frustrado este propósito porque la operadora carece de capacidad para prestar el servicio que cobró, constituye un hecho noticiable de primera magnitud que es susceptible de generar una crítica  –incluso crítica severa–  hacia la empresa que ofrece en el mercado ese servicio a cambio de retribución, y ello cualquiera que fuere el porcentaje que ese número de ciudadanos represente dentro del número absoluto de abonados de la cadena.

Por lo demás, que los problemas persistieron, al menos, a lo largo del mes de octubre de 2015 nos lo revela la propia Mediapro , quien el día 21 de ese mismo mes de octubre remitía un correo a sus abonados reconociendo que seguían existiendo problemas para visualizar el servicio y pidiendo disculpas por ello, a la vez que sugería una medida provisional y “de urgencia” (conectarse a través de otra página web) que, según opinión masiva de los usuarios vertida en internet, no solucionaba las disfunciones.

En ningún momento informaba a sus clientes de que las deficiencias pudieran deberse a la insuficiencia de sus equipos o a la naturaleza de las líneas de internet que tuvieran contratadas. De hecho, en otra misiva anterior, pero posterior en el tiempo a las incidencias del 15 de septiembre, Mediapro volvía a reconocer que el problema se debía a “…la alta concentración de conexiones en un momento dado” (folio 243), esto es, a un problema concerniente a la capacidad técnica de la propia Mediapro para atender a un número elevado de demandas de conexión (demandas de conexión correspondientes a usuarios a quienes ella no se había negado previamente a cobrar la cuota de 9,99 € correspondiente).

De las disfunciones de que tratamos no solamente se hizo eco la página web de ADSLZone sino que fueron objeto de difusión por parte numerosos medios de comunicación, además de generar protestas por parte de diversas asociaciones de consumidores y usuarios. Además,  Mediapro no niega que sean reales -y no ficticias-  todas y cada una de las múltiples personas que suscriben los muy numerosos mensajes que han sido incorporados al litigio y que aparecen dispersos en diferentes lugares del mismo.

Comparación de calidad entre Totalchannel y Rojadirecta

Los problemas técnicos con pixelaciones y congelaciones eran tan evidentes que ADSLZone recogió un tweet donde un usuario manifestaba que se veía mejor en la plataforma ilegal. Pues bien, Mediapro trató de utilizar esa información para cargar contra nuestro portal. La respuesta de los Magistrados no deja lugar a dudas.

totalchannel-problemas-saturacion

“Se trata, sin embargo, de comentarios efectuados por abonados indignados en los que estos ponen de relieve su natural enojo ante el hecho de que, pese a haber optado por utilizar un canal de pago abonando los derechos correspondientes, otros usuarios con menos escrúpulos habrían podido visionar sin especiales problemas los encuentros futbolísticos de manera gratuita y a través de la referida web ilegal, sugiriéndose en ocasiones, con un tono manifiestamente irónico, la conveniencia de proceder de otro modo en el futuro”.

En definitiva, segundo asalto que ganamos a Mediapro donde vuelve a imperar la libertad de expresión frente a la soberbia de una empresa que no es capaz de aprender de sus propios errores y que tiene problemas más importantes como las investigaciones llevadas a cabo por Estados Unidos por posibles sobornos en la adquisición de derechos deportivos.

 

Fuente: adslzone

 

Protege-1

¿Quién está en línea?

Hay 83 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

12802148
Hoy Hoy 61
Ayer Ayer 1004
Esta semana Esta semana 5374
Este mes Este mes 7395
Total de Visitas Total de Visitas 12802148

Día con más
visitantes

05-10-2020 : 1630

Gracias por su visita