Miércoles, Septiembre 19, 2018

Análisis Xiaomi Mi Band 3: características y opinión sobre la pulsera deportiva

xiaomi-mi-band-3-aa

En julio de 2014, la compañía china Xiaomi estrenaba en el mercado la primera generación de la Xiaomi Mi Band; un wearable de estilo pulsera inteligente sin pantalla. Con dos componentes, una ‘pastilla’ que incluye todo el hardware, y una pulsera con la estructura para colocar la misma. Tanto solo mostraba en su parte frontal, de color gris, una serie de LEDs de iluminación con un código para indicar diversos parámetros. Cuatro años después, la Xiaomi Mi Band 3 sigue la misma filosofía, pero siendo mucho más completa.

Detalles de la Xiaomi Mi Band 3

El producto se estrenó apostando por el precio más competitivo posible, aunque despreciando lo más prescindible en la ficha técnica. Era fácil conseguirla –de importación, entonces- por apenas 15 euros. Ahora Xiaomi opera de forma directa en España y el precio es de 29,90 euros, todavía muy por debajo de los 429 euros de un Apple Watch Series 4 con el que, como es evidente, no pretende competir de tú a tú. Sigue siendo mucho más económica, la Xiaomi Mi Band 3, que una Fitbitque parten desde los 79,95 euros. Pero ¿qué argumentos tiene para defenderse?

xiaomi-mi-band-3-5

Xiaomi Mi Band 3: una pulsera de actividad sustentada en el minimalismo y el coste reducido

Xiaomi Mi Band 3 es una pulsera de actividad, o una pulsera inteligente. Un año más es tan solo una ‘pastilla’ con un cuerpo de 17,9 x 46,9 x 12 mm encajada en una correa de 247 mm fabricada en elastómero termoplástico y terminada en color negro. El cuerpo de la pulsera es de plástico, recubierto de cristal curvado, y en él está encajada una pantalla de 0,78 pulgadas con resolución 128 x 80 píxeles. Bajo esta pantalla hay una hendidura, en el propio cristal, que marca un botón capacitivo, el único que tiene la pulsera para sus controles, además de la interacción táctil.

El conjunto de la Xiaomi Mi Band 3 tiene un peso de 20 gramos contando con la correa, y la construcción de la misma le permite una resitencia al agua de 5 ATM, es decir, 50 metrosaproximadamente- de inmersión sin límite de tiempo especificado en su ficha técnica. Las características técnicas son ajustadas y su diseño, aunque cuidado, minimalista e inclinado de lleno a la simplicidad. Pero el ajuste en la muñeca es correcto y confortable, incluso en la práctica de actividades deportivas, y ofrece una pantalla con buena visibilidad tanto por la noche como a plena exposición de la luz solar.

xiaomi-mi-band-3-2

Las funciones de la Xiaomi Mi Band 3 como monitor de la actividad deportiva

La Xiaomi Mi Band 3 tiene su interfaz dividida en varios paneles. Uno de ellos para mostrar fecha y hora; otra para enseñarnos la previsión meteorológica de tres días; otra para contar pasos, distancia recorrida, calorías quemadas y mostrar el porcentaje de batería restante; otra para el acceso a las notificaciones; una más para el control del monitor de ritmo cardíaco y una última pantalla para el cronómetro, la localización de nuestro smartphone y los ajustes del panel principal.

La Xiaomi Mi Band 3 como reloj

En la pantalla principal veremos fecha y hora, como comentábamos. Son tres formatos los que tenemos disponibles, dos de ellos únicamente con fecha y hora, pero cambiando el formato de visualización para dar más protagonismo a una información sobre la otra, y una tercera opción que añade además la visualización constante de los pasos recorridos durante el mismo día. La visualización de fecha y hora son siempre en formato digital, lo que facilita la rápida lectura.

Ahora la pantalla es más grande, en esta Xiaomi Mi Band 3, con respecto a las generaciones anteriores, pero sigue siendo pequeña y sigue sin poder aprovecharse de forma completa para la visualización de la hora. Sería conveniente una opción adicional en la cual la fecha no aparezca, y la hora pudiera ocupar toda la pantalla de forma completa para una mayor legibilidad. Aún así, este apartado es correcto.

xiaomi-mi-band-3-6

Deporte: cómo la Xiaomi Mi Band 3 te acompaña en tu actividad

Aquí es donde empieza la dependencia con respecto al teléfono inteligente. Contamos, de manera oficial, con la aplicación Mi Fit que define la sincronización entre el smartphone y la Xiaomi Mi Band 3. En ella tenemos una pestaña específicamente dedicada a la actividad deportiva con cuatro opciones para controlar: correr, tanto al aire libre como en cinta, ciclismo al aire libre y cambiar. Depende de cuál escojamos, se tomará una u otra información.

En las prácticas deportivas al aire libre se registrará la posición GPS para determinar el recorrido exacto que hemos llevado a cabo en nuestra actividad deportiva. Al correr se tomarán las calorías quemadas, pasos y distancia recorrida. Y en cualquiera de nuestras actividades dispondremos del registro de ritmo cardíaco en tiempo real. Durante nuestras prácticas deportivas podemos recibir alertas por ritmo cardíaco demasiado elevado –mediante vibraciones- o por bajada de ritmo mientras estamos haciendo running.

Aunque no iniciemos la monitorización de una práctica deportiva de manera manual, como describíamos antes, la pulsera está siempre registrando nuestra distancia recorrida, pasos que damos y calorías que quemamos. Y si lo configuramos de tal modo, también se hace seguimiento del ritmo cardíaco con diferentes niveles de frecuencia que, evidentemente, repercuten sobre la autonomía de manera destacable.

 xiaomi-mi-fit-ios-4  xiaomi-mi-fit-ios-6  xiaomi-mi-fit-ios-5

Sueño: controla cómo duermes sin hacer absolutamente nada

La Xiaomi Mi Band 3, como los modelos anteriores, funciona mientras dormimos para recoger datos interesantes. De manera automática detecta cuándo nos dormimos y despertamos, y una vez que nos hemos levantado de la cama nos puede decir la duración y calidad del sueño. Nos ofrece datos sobre el tiempo en sueño ligero, y el tiempo en sueño profundo, con gráficas para conocer los momentos precisos en que cambiamos de estado.

Nada de registrar ronquidos –como algunas apps para smartphone-, de sonidos ambientales para favorecer el sueño, o de alarmas inteligentes para no romper nuestro momento REM. Únicamente información. De nuevo, como en el registro de la actividad deportiva, la información es escasa y las posibilidades muy limitadas, aunque no debemos olvidar que hablamos de un dispositivo de menos de 30 euros que, en realidad, es bastante completo.

Notificaciones: ahora sí puedes leer tus mensajes en la Xiaomi Mi Band 3

Esto es completamente nuevo de esta generación: ahora, si así lo configuramos, podemos recibir notificaciones en nuestra Xiaomi Mi Band 3 en el mismo instante en que llegan al smartphone, y leer el texto. Es decir, que la Xiaomi Mi Band 3 ya no te dice solo que ‘tienes un nuevo WhatsApp’, sino que te muestra de quién es y, además, te da la posibilidad también de leer su contenido. Pero por las limitaciones de su pantalla encontraremos caracteres extraños, por ejemplo, cuando el mensaje incluya emojis. Sencillamente, no los sabe interpretar en la pantalla.

xiaomi-mi-band-3-aa

Una interfaz más completa y con más información que nunca

Con el aumento de pantalla se ha producido además un aumento de información. El funcionamiento de la interfaz se reduce a desplazamientos laterales y verticales. Los menús principales, o las pantallas, se dividen en desplazamientos verticales, mientras que los submenús los encontraremos haciendo desplazamientos horizonales. Ahora, por ejemplo, tenemos acceso a la previsión meteorológica como antes no estaba disponible, pero dependiendo de la información –y conexión de red- ofrecida por el smartphone, con pocos detalles y con únicamente tres días.

Y como decíamos anteriormente, también contamos ahora con notificaciones completas en la pantalla de la Xiaomi Mi Band 3 en las cuales podemos leer el contenido de los mensajes de WhatsApp, o de correo electrónico, o de cualquier otra aplicación aunque no sea una plataforma de mensajería instantánea. Y cuando llega una de ellas, como siempre, la pulsera vibra.

Una app muy limitada que reduce las opciones de la Xiaomi Mi Band 3

Mientras que la pulsera ha dado un salto importante en términos de diseño, con un acabado muy superior a pesar de que los cambios son sutiles, y además se ha mejorado su pantalla y completado con nueva información, la app sigue siendo un desastre. La aplicación Mi Fit está llena de carencias tanto para los que practican deporte de manera puntual, como para los que acostumbran a ejercitar su cuerpo. Únicamente podemos seleccionar tres ‘disciplinas’ porque el running está duplicado, al aire libre y en cinta.

Y de estas tres disciplinas deportivas –por así denominarlas- se recoge poca información, y se muestra aún menos cuando estamos llevando a cabo la práctica en cuestión. Hacer el seguimiento en tiempo real con una Xiaomi Mi Band 3 es prácticamente igual a hacerlo sin ella. Y al concluir la actividad deportiva será realmente poca información la que nos aporte, si es que acaso puede aportarnos algo –por que esté recogida, nuestra actividad, entre sus disciplinas disponibles-.

Con acelerómetro, giroscopio y sensor de ritmo cardíaco, que son los sensores que tiene la Xiaomi Mi Band 3, se podría haber desarrollado una app verdaderamente útil que recoja toda la información posible y la adapte, para su interpretación, a la práctica deportiva que realizamos. De hecho, hay quien tiene una Mi Band –de esta, o de otra generación- y recurre a apps de terceros que, por lo menos, están más cerca de lo que debería haber hecho Xiaomi.

Muchos detalles sin pulir en muchos más problemas que son únicamente de software

En dispositivos de otros fabricantes es tremendamente sencillo configurar la pulsera, y el smartphone, para que las notificaciones no se dupliquen. Es decir, que si estoy usando el teléfono inteligente las notificaciones se desactiven en la pulsera o en el reloj inteligente, y se muestren en exclusiva en la pantalla del smartphone para ahorrar batería y ‘distracciones’ con sonidos y vibraciones innecesarias. En la Xiaomi Mi Band 3 las notificaciones se duplican siempre: suenan en el móvil cuando usamos la pulsera, y se muestran en la pulsera cuando usamos el smartphone. Eso no está bien; al menos, deberían dejarle escoger al usuario.

La configuración de la sincronización entre la Xiaomi Mi Band 3 y el teléfono inteligente es complicado que la hagamos exactamente como nos gustaría en un primer paso, porque la ayuda por parte de la aplicación Mi Fit se brinda únicamente en el primer emparejamiento, pero nuevamente con carencias. No habría sido complicado guiar en mayor medida, y de mejor forma, al usuario, para indicarle las posibilidades de la pulsera y las funciones que puede personalizar.

A pesar de que resiste hasta 50 metros de inmersión bajo el agua, esta resistencia va a servirnos para ducharnos, nadar o incluso bucear sin miedo a que la Xiaomi Mi Band 3 se estropee por líquidos. Ahora bien, no sirve para absolutoamente nada más, porque nuevamente la aplicación Mi Fit saca a relucir sus carencias olvidándose por completo de cualquier registro de información relacionada con la natación. Nada, absolutamente nada.

xiaomi-mi-band-3-3

Opinión sobre la Xiaomi Mi Band 3

Es evidente que ha mejorado, y mucho, con respecto a la generación anterior. Solo hay un punto en el cual la Xiaomi Mi Band 3 ha retrocedido frente a la Mi Band 2, y es la autonomía. Ahora cuenta con 110 mAh de batería que prometen 20 días según las especificaciones del fabricante, pero que se quedarán en 15 días reales según nuestra experiencia en un uso normal; en un uso intensivo, fácilmente podría llegar a rebajarse hasta los 10 días, si ‘abusamos’ del sensor de ritmo cardíaco y practicamos deporte de una forma muy regular.

La evolución de la pantalla, si bien favorece al producto, sigue dejando ‘asperezas’. La respuesta táctil es imprecisa en ocasiones, y la interfaz no ha evolucionado al mismo nivel que el hardware, luego no se aprovechan sus nuevas dimensiones tanto como nos gustaría. No obstante, a nivel de software el gran fracaso es la aplicación Mi Fit para el dispositivo móvil que, como decíamos, parece ser una versión beta por la escasez de opciones que ofrece para exprimir las posibilidades de la pulsera.

La Xiaomi Mi Band 3 sigue lastrada por la continua dependencia del teléfono inteligente, aunque es algo asumible para el usuario. No hay control de reproducción multimedia, que es algo que se echa de menos cuando salimos a correr. Y aunque resiste al agua más de lo que necesitarán la mayoría de los usuarios, olvídate de registrar nada relativo a la natación, porque su aplicación no está adaptada para ello.

Por menos de 30 euros que cuesta, la Xiaomi Mi Band 3 esuna buena compañera del día a día para quienes busquen un reloj digital con algo de inteligencia. La suficiente para registrar los pasos que damos a diario, las distancias recorridas, las calorías que quemamos con ello, y de forma puntual el ritmo cardíaco. Todo ello con una precisión dudosa, pero válida para registros meramente orientativos. Y también para ver los mensajes de WhatsApp sin tener que sacar el móvil del bolsillo. Pero si de verdad quieres llevar un control sobre tu físico, y te gusta saber cada detalle sobre las prácticas deportivas que lleves a cabo, lo cierto es que ni por esos tan solo 30 euros merece la pena.

 

Fuente: adslzone

¿Quién está en línea?

Hay 157 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

12192904
Hoy Hoy 278
Ayer Ayer 1419
Esta semana Esta semana 3011
Este mes Este mes 25178
Total de Visitas Total de Visitas 12192904

Día con más
visitantes

07-05-2018 : 1694

Gracias por su visita