Domingo, Octubre 22, 2017

Y el síndrome de Diógenes llegó al ordenador

Y el síndrome de Diógenes llegó al ordenador.

NoticiasSi usted no suele borrar los correos electrónicos que le van llegando tenga cuidado, porque la cosa puede ir a más. El volumen de e-mails está creciendo de manera desorbitada, tanto por el spam como por la moda de socializar, y está provocando una epidemia entre los usuarios: el síndrome de Diógenes. Cuentas de correo desbordadas a las que no se puede hincar el diente si no se tienen dos horas por delante, con una sensación generalizada de que el e-mail nos supera y nos hace perder un tiempo precioso. Es cierto.

31-03-2009 - CRISTINA CASTRO / EL PAÍS.- Millones de personas trabajan conectadas al e-mail, para comunicarse incluso con quien está frente al ordenador de al lado. Si a la cantidad de los mensajes que envían y reciben le añadimos el correo no deseado, nos encontramos con que la dirección de correo tiene que soportar una cantidad de mensajes que, en la mayoría de los casos, resulta imposible ir borrando sobre la marcha. "Lo primero que hago al llegar al trabajo es mirar los e-mails e intento borrar los máximos posibles, pero me llevaría demasiado tiempo valorarlos uno a uno, por lo que se me van acumulando", dice Alicia, que trabaja en una empresa de servicios de comunicación y cuya cuenta de correo la avisa de vez en cuando de que necesita una limpieza, la última vez con más de 11.000 mensajes acumulados.

Sobre las causas de esta sobrecarga de mensajes, Fernando Garrido, vicepresidente del Observatorio para la cibersociedad, revela el que puede ser uno de los principales motivos de que la mayoría de bandejas de entrada parezcan trasteros abandonados: "El usuario tiene la percepción de que su capacidad de almacenamiento es infinita, por lo que tan sólo elimina correos de coordinación (quedar en un sitio a una hora) o spam". Pero el correo corre el riesgo de reventar. "Conozco a gente que ha perdido todos los e-mails porque se le ha saturado la cuenta, y es una papeleta de cuidado", cuenta Alicia.

Según Contactlab, una empresa especializada en correo electrónico, los españoles reciben diariamente 350 millones de mensajes, una media de 23 cada uno. El rey sigue siendo Hotmail, que es el favorito del 70% de los internautas, según este estudio.
Garrido va más allá y profundiza en la relación con el correo electrónico, culpable de que las cartas hayan pasado a mejor vida: "El valor de los e-mails está en su valor como configuradores de recuerdos personales, de la historia de cada uno en la Red. Sobre todo en las cuentas personales los motivos son los mismos que los que hacen a los adolescentes guardar los SMS". "¿Por qué voy a borrar los e-mails? Es como guardar las cartas que te enviaban por correo, es algo a lo que puedes recurrir, para buscar a un antiguo amigo o acordarte de alguien, no tiene nada de malo", afirma Carmen, que utiliza el correo electrónico para trabajar pero también como una fuente para almacenar recuerdos.

Ya sea por nostalgia, por falta de tiempo o por simple dejadez, la sobrecarga de las bandejas de entrada es un hecho. Otra razón, a la que apunta el doctor en Psicología Guillermo Fouce, es que las personas estamos entrenadas tradicionalmente en la acumulación de conocimientos: "Tienen que cambiar las pautas de comportamiento, hay que cambiar hacia el saber dónde buscar".

Enrique Dans, profesor de sistemas tecnológicos del Instituto Empresa y experto en lo relacionado con el correo electrónico, confirma la nueva tendencia al síndrome de Diógenes. "La capacidad de las cuentas de correo es cada vez mayor, y también tienden a ser más fáciles de gestionar, así que es lógico que seamos cada vez más como Diógenes". Dans elaboró hace tiempo una clasificación sobre los usuarios del e-mail, que dividía en: "El auditor", que lo guarda y clasifica todo; "el dotado de memoria selectiva", a quien alguna vez le reventó el correo y ahora sólo guarda lo que considera importante; "el sentimental", que conserva todo lo que considera emotivo; "el vivalavirgen", que no guarda absolutamente nada; y "el diógenes", que guarda todo, servible o inservible.

Para Dans, los diferentes tipos van encaminándose hacia el diógenes porque el síndrome se ha vuelto sano. "Las herramientas de búsqueda son cada vez más potentes. Es muy importante el papel de los filtros sociales, que a la hora de eliminar correos toman como referencia lo que otros usuarios han establecido que era basura, por lo que es más eficaz; se podría decir que hemos encontrado el orden en el caos".

Ha llegado la hora del desorden, pues. El profesor afirma que lo malo no es tener la bandeja del correo llena, sino llena de basura. Y no sólo el spam. Ahora ataca una nueva especie, el bacn: se trata de notificaciones que quieres ver, pero no en cualquier momento, explica Dans. Van desde los avisos de redes sociales a los comentarios en blogs. [Spam era una marca de jamón enlatado que usaba Monty Python en un sketch; y, siguiendo con el chiste, llega bacn, pronunciado como bacon en inglés].
No borrar los correos electrónicos tiene relación también, según Dans, con la proliferación de nuevos dispositivos. "Antes se volcaban muchos mensajes al ordenador, porque se saturaban los correos. Ahora, la gran capacidad de las cuentas se suma a la necesidad de poder gestionarlo desde la PDA, el móvil u otro ordenador: ahora quiere tenerse todo a mano desde cualquier lugar". El 12% de los usuarios, según Contactlab, mira ya su correo desde dispositivos móviles.
Pero no todo el mundo piensa igual. Muchos expertos siguen estableciendo fuertes correspondencias entre la bandeja de entrada y el carácter de cada uno. Para Jeffrey Zaslow, columnista de The Wall Street Journal, la bandeja de entrada de alguien es como su armario personal: "Te puede decir cómo de desordenada o cuidadosa es la persona, lo que considera valioso para guardar y lo que no, o cuáles son sus prioridades".

José Miguel Bolívar, autor del blog Optimainfinito sobre productividad, también considera que a la hora de gestionar el correo la personalidad se proyecta en la Red. Establece dos categorías: "Los clasificadores y los encontradores". Los primeros son, según Bolívar, gente ordenada que sabe perfectamente dónde tiene cada cosa, en contraposición con los encontradores, que utilizan la opción de buscar: "La tendencia está cambiando, de archivar se pasa a etiquetar, que sirve para optimizar la búsqueda, más práctico que las carpetas porque permite clasificar cada correo con más de una palabra clave, como si estuviera en varias carpetas", explica.

Además, Bolívar asegura que, entre quienes tienden a borrar o a guardar, hay una relación implícita con la seguridad personal: "Lo mejor es, como siempre, la moderación; pero en el extremo están los inseguros, que tienen miedo a borrar por si lo necesitan en un futuro, y los muy seguros que se tiran a la piscina y lo borran todo, con el riesgo de pillarse los dedos". Alicia asegura que el e-mail, que considera su principal herramienta de trabajo, "es la prueba fehaciente de los acuerdos a los que llego, asuntos que me aprueban, etcétera; para borrarlos tendría que perder demasiado tiempo valorando su importancia, no me compensa".
A pesar de las quejas y el posible estrés, nadie duda de las bondades del correo electrónico, que por algo es la herramienta más utilizada de Internet, según el último estudio de la Asociación de investigación de los medios de comunicación (AIMC) sobre comportamiento de los internautas. El 96,4% de los encuestados declararon haber mirado el correo el día anterior, un 68% varias veces. El Estudio de la Sociedad de la Información en España 2008 corrobora que para el 85% de los internautas el e-mail es su medio de comunicación más habitual por Internet. Según Garrido, el correo es en muchos casos "el principal elemento de identidad en la Red: un canal para acceder a servicios [redes sociales y casi cualquier programa que requiera registrarse para acceder]
como un DNI digital".

¿Quién está en línea?

Hay 63 invitados y ningún miembro en línea

Contador de Visitas

11730705
Hoy Hoy 519
Ayer Ayer 710
Esta semana Esta semana 7041
Este mes Este mes 21203
Total de Visitas Total de Visitas 11730705

Día con más
visitantes

10-19-2017 : 1224

Gracias por su visita